El papá de un jugador de Fútbol

Un día escuché al papá de un jugador de Fútbol decir:

– He gastado mucho dinero para que mi hijo esté en un equipo ganador.

Inmediatamente me dirigí a él y le respondí:

– Con mucha honestidad le digo que usted no paga para que el equipo de su hijo gane. ¿Sabe para qué paga usted?

Usted paga para que su hijo aprenda a ser disciplinado.

Usted paga para que su hijo aprenda a cuidar su cuerpo y su mente.

Usted paga para que su hijo aprenda a trabajar con los demás y sea buen compañero de equipo.

Usted paga para que su hijo aprenda a lidiar con la decepción cuando no obtiene lo que esperaba, y también entienda que hay un mañana para volver a trabajar más duro.

Usted paga para que su hijo aprenda a alcanzar sus objetivos.

Usted paga para que su hijo entienda que toma horas y horas de trabajo duro y entrenamiento obtener un campeonato, y que el éxito no ocurre de la noche a la mañana.

Usted paga por la oportunidad que tendrá su hijo de hacer amistades para toda la vida.

Usted paga para que su hijo esté en un campo de fútbol y no frente al televisor.

Usted paga por esos momentos en que su hijo vuelve tan cansado que solo quiere llegar a descansar y no piensa ni tiene tiempo de andar de vago o en cosas malas.

Usted paga por todas las enseñanzas que este hermoso deporte le da a su hijo: “responsabilidad, humildad, esfuerzo, amistad, convivencia, trabajo en equipo, fe,  etc, etc.”.

Podría seguir, pero para ser breve;

Usted NO gasta dinero para GANAR, usted paga por las oportunidades que le ofrece este deporte a su hijo de desarrollar atributos y habilidades que le serán muy útiles a lo largo de su vida y darle así la oportunidad de valorarla.

Créame, que por lo que he visto hasta hoy, usted está haciendo LA MEJOR INVERSIÓN DE SU VIDA.